La ciencia

La evolución de la ciencia nos ha permitido empezar a estudiar el proceso de envejecimiento y, más importante, a analizar cómo revertirlo. Cada año, se realizan cientos de miles de cirugías, que intentan resistir las marcas de la edad en nuestros cuerpos. ¿Y qué pasa con lo que sentimos? ¿Cómo funciona realmente nuestro cuerpo en el interior? Si pudiéramos dar marcha atrás, de adentro hacia fuera, podríamos vernos bien en el plano externo y sentirnos muy bien en el interno. De eso trata el verdadero antienvejecimiento. Así, la misión empezó con el estudio de las células en el nivel microscópico, e inclusive algo más diminuto que eso, conocido como el nivel cuántico. Comenzamos a entender la ciencia de la energía y cómo influenciarla. Comenzamos a aprender acerca de las estructuras celulares llamadas mitocondria y cómo nos ayudan a regenerar energía o a rejuvenecer células. El doctor Dan Clark lo estudió ampliamente y, luego, lo combinó con la ciencia de nutrición y suplementos, aprendiendo cómo eliminar la toxicidad en el cuerpo. Su biblioteca contenía miles de libros que leyó muchas veces, y que todavía tiene. Fue maestro de otros doctores, que viajaban desde todas partes para aprender de él. Decidió empezar a preparar suplementos sobre la base de la ciencia, que tan bien conocía, para poder compartirla con otros doctores. 

 

Viva su mejor vida.

Había que centrarse en la preservación de la mente y los órganos vitales. Tenía que sanar “el bioma intestinal”, el medioambiente vivo en nuestros intestinos. Ahí radica nuestro sistema inmunitario, donde se encuentra las raíz de la inflamación. La ciencia de hoy ha probado que la inflamación es el origen de todas las enfermedades, incluidos el cáncer y la cardiopatía. Cuando se cuida el bioma intestinal, mejora la energía, la piel y las articulaciones. Debemos centrarnos en cinco aspectos, como los cinco pétalos del loto de Trujivan. Si

 

(1) preservamos la mente,

(2) reparamos el bioma intestinal y eliminamos las toxinas del cuerpo,

(3) regulamos las hormonas para mantener el funcionamiento óptimo del cuerpo,

(4) estimulamos y optimizamos el sistema inmunitario y

(5) nos protegemos contra las toxinas medioambientales, podemos realmente mantenernos jóvenes y enérgicos.

 

Podríamos vivir nuestra verdadera “jivan”, nuestra verdadera vida, la mejor. Al brindar apoyo a los órganos desde adentro y protegernos de las toxinas de afuera, podemos parecer y sentirnos maravillosos. No tenemos que aceptar el dolor y la enfermedad como parte del envejecimiento. Al contrario, ¡aprendemos cómo revertir el envejecimiento totalmente!

El siguiente desafío fue divulgar este conocimiento a las masas. ¿Por qué enseñárselo solo a los doctores? ¿Qué pasaría si suplementos de clase profesional, antiguamente solo disponibles mediante un doctor, pudieran ponerse a disposición de todos? Aunque el Dr. Dan Clark falleció en 2018, su hija, la Dra. Dana Clark continuó con las preparaciones, la base científica y empezó a añadir sus propias fórmulas en su práctica médica. El legado del Dr. Clark continuaría vivo a través de ella. La Dra. Dana entabló una buena amistad con el Dr. Atul Gupta después de asistir a un seminario de nutrición. Inmediatamente, se dieron cuenta que estaban destinados a desarrollar algo grandioso juntos. Compartían la misma visión: adaptar este conocimiento sobre la nutrición, el bienestar y el antienvejecimiento natural para las masas, en todo el mundo. El Dr. Gupta había ejercido durante 20 años y, además de formarse en cirugía, trauma y medicina de urgencias, había estudiado en profundidad la nutrición junto a la biología cuántica. Él tenía una práctica centrada en ayudar a la gente a mantenerse joven sin medicamentos o cirugía. Junto a la Dra. Dana, en colaboración, introducirían una línea de productos que cambiaría cómo el mundo lograría el antienvejecimiento natural y una mejor salud. De esa manera, el mundo conocería los productos de Trujivan. 

Translate »